11 jun. 2008

La última Copa local: El Torneo Centenario

Hace 15 años se jugaba la última copa local: El Torneo Centenario.

Saluda Argentinos, que acaba de eliminar a Boca Juniors.

Por Miguel Ángel BELLA

Como respuesta a la endémica crisis de financiamiento de nuestro fútbol, la Asociación del Fútbol Argentino no tuvo mejor idea que disputar en el segundo semestre de 1993 un torneo que pomposamente llamó “Copa Centenario”.
El fútbol argentino desde mediados de 1985, había modificado el calendario de disputas de torneos para adaptar nuestra realidad a la europea y de esa manera permitir que equipos argentinos participaran en las competencias veraniegas del “Viejo Continente”. Fue así que en esos primeros años y casi hasta la actualidad, unos pocos fueron a Europa a disputar los torneos de verano y que la idea enseguida se transformó en una utopía.
Para cubrir el desierto que el fútbol argentino tenía entre la finalización del Clausura con el inicio del Apertura -mientras la Selección Argentina jugaba la Copa América en Ecuador y días más tarde, comenzaría las Eliminatorias para el Mundial de Estados Unidos-, en 1993 llegó la Copa Centenario. En ella, se festejaban los 100 años de la institución madre del fútbol que, tras varias modificaciones en su denominación, pasó a llamarse Asociación del Fútbol Argentino en noviembre de 1934.
Era un campeonato que no clasificaba a ninguna otra competencia, si bien el título iba a ser oficial y como era jugar por jugar, la única alternativa posible era el fracaso.
Fue así que a 15 días de haber finalizado el Clausura ’93, comenzó con los 18 equipos que habían quedado en Primera División la disputa del torneo. De arranque se dividió a esos 18 equipos en 9 “clásicos” y más allá de los consabidos Boca-River, Racing-Independiente, San Lorenzo-Huracán, Central-Newell’s, Vélez-Ferro y Gimnasia-Estudiantes, hubo que organizar otros tres choques que cruzaron a Belgrano de Córdoba con Mandiyú de Corrientes, Platense con Lanús y Argentinos ante Deportivo Español.
El Diario La Nación, en un editorial del 28 de Junio dijo que: “… como para ratificar que 100 años no son nada y que en el fútbol argentino de 1993 no se sabe quien es el campeón, llegó la Copa Centenario. Sin estímulos, sin incentivos, resistida por jugadores y técnicos y sobre todo ignorada por el público...” Tan ignorada que en esa primera fecha entre todos los partidos recaudaron U$S 211.000.- y en la fecha de menor recaudación del Clausura ’93, fecha 18, se habían recaudado U$S 329.000.-
El 27 de Junio de 1993 y en cancha de Deportivo Español, bajo la atenta mirada de Ángel Sánchez, fue victoria 1-0 con gol de Juan Gómez en un partido que Argentinos solo se defendió y lucró con la ineficacia ofensiva de Deportivo Español. La pobre recaudación fue tan sólo de $ 4.076.-, más o menos correspondientes a 1.500 espectadores. La revancha fue el 4 de Julio, el mismo día que Argentina disputaba el último partido de la ronda final de la Copa América contra México -triunfo 2 a 1 sobre el Tricolor y segunda copa en serie para los dirigidos por Alfio Basile- en Ecuador. El Bicho empató 0-0 y se clasificó para la fase de ganadores. Argentinos tuvo problemas a la hora de definir, pese a contar con los espacios que le cedía Español que estaba necesitado de un triunfo. El partido se jugó en Ferro con el arbitraje de Horacio Elizondo. A partir de ahí la definición era por partidos únicos en terrenos neutrales. Argentinos iba a jugar con San Lorenzo en cancha de Vélez Sársfield con el arbitraje de Aníbal Hay y lo iba a vencer 1-0 con gol de Cristian Zermattén a los 5' del segundo tiempo. Ese día Argentinos justificó la victoria en los últimos 30 minutos de juego. San Lorenzo había sido superior en todo el cotejo, pero no convertía. Y en el gol de Zermattén, estuvo la diferencia a favor de Argentinos.
Siguiendo en la ronda de ganadores, el domingo 18 de Julio era la siguiente parada y frente a Gimnasia y Esgrima La Plata. Partido jugado en Deportivo Español, fue derrota 1-2 y despedida de la ronda de ganadores e ingreso a la de perdedores, donde nos iba a esperar una gran alegría. Ganaba Argentinos 1-0 con el gol de Lauría Calvo a los 15 minutos y sobre el epílogo de la primera etapa, Juan Gómez desvió un penal, luego de la expulsión de Noce como último hombre en lo que hubiese sido el 2-0 casi definitivo. En el segundo tiempo Gimnasia lo dio vuelta con los goles de Dopazo de penal y Morant. Argentinos ese día cuando mejor lo llevaba y tenía un penal a favor, fue el punto de cambio de un partido que al final lo perdió y que pese al empuje final no lo pudo empatar.
Ya en la ronda de perdedores el primer rival iba a ser Boca y lo iba a eliminar al vencerlo por 1-0 con un golazo de Lauría Calvo. Partido jugado en Vélez Sársfield, con el arbitraje de Angel Sánchez. Derrota que provocó una catarata de insultos a los jugadores de Boca y a su Técnico, Jorge Habegger, pero que a su vez le permitió al equipo Xeneize, viajar a Europa para jugar un torneo internacional en Tenerife con el equipo local y el Barcelona. Argentinos ese día se impuso con justicia por la habilidad del medio juego y el fervor de todos en el conjunto.
Superada ésta etapa nos esperaba River el 27 de Agosto y fue derrota 2-1 con 2 goles de Silvani para River, descontando Dani López para Argentinos. El Bicho esa noche jugó bien, pero sin profundidad y solo se animó cuando estaba 0-2 y con buen fútbol, casi lo empata.
Por ese tiempo, ya se estaban disputando las eliminatorias para el Mundial de Estados Unidos y se había cortado la serie de 33 partidos invictos de la Selección Argentina con la derrota 1-2 en Barranquilla y faltaba nada más que una semana para la derrota con Colombia por 5-0 en cancha de River.
La Copa Centenario, recién iba a tener su final el 30 de Enero de 1994 -tuvo un impasse entre septiembre y mediados de diciembre para que se dispute el Apertura '93 de manera incompleta-, cuando Gimnasia y Esgrima La Plata venció 3 a 1 a River Plate, en lo que iba a ser el segundo Título oficial del Lobo en su historia -el anterior, el Concurso Estímulo de 1929-. Torneo sin brillo, sin premio y sin prestigio, que solo se jugó para pasar el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario