4 jul. 2008

El último ascenso

El 4 de julio de 2004, Argentinos retornaba a Primera tras dos temporadas.

El equipo de Argentinos que jugó en Córdoba y consiguió el ascenso.

Por Javier ROIMISER

Cuando a mediados de 2002 perdió la categoría, nada hacía prever que Argentinos pudiera recuperarse rápidamente de un nuevo descenso en el corto lapso de seis años. Es que un equipo acostumbrado a sufrir siempre tenía un as en la manga para salir parado. Así fue en 1956, cuando un inentendible sistema de puntuación hizo bajar a Chacarita; en 1967, con el gol de Puppo a Almagro cerca del final; en 1969, con el triunfo sobre Gimnasia en La Paternal; en el '71, descendido tres fechas antes del final y ganándole a River en Núñez y a Independiente en Boyacá; en el '81 venciendo a San Lorenzo y mandándolo a la "B"...
En 1996 Argentinos descendió mucho antes que aquella tarde de agosto frente a Central. Se recuperó y en menos de un año volvió a Primera. Su estadía en la máxima categoría fue de mayor a menor, penando en las últimas dos temporadas hasta el irremediable descenso de 2002.
En el primer año en el Nacional "B" fuimos siempre con la fusta bajo el brazo, pero nos encontramos con un atípico Atlético de Rafaela, que se quedó con los dos torneos y en las finales por el segundo ascenso Quilmes, que había terminado 10 puntos debajo de Argentinos, ganó la serie por aquel cabezazo de Alayes en el Sur. La Promoción contra Nueva Chicago fue solamente alargar la agonía. La segunda campaña comenzó con más dudas que certezas. Un más que discreto Apertura dejó a Argentinos por mitad de tabla. Llegó Sergio Batista para llevarlo a lo más alto, y así parecía que iba a ser cuando a tres fechas del final del Clausura 2004 estaba a un triunfo de las finales. Sin embargo, dos derrotas y un empate dejaron a Argentinos solamente con chances de jugar una nueva Promoción. Esta vez era mucho más difícil. Un repechaje contra Godoy Cruz de Mendoza que en el partido de ida fue derrota 0-1 en la provincia cuyana hacía pender de un hilo el sueño de volver a Primera. La revancha fue 2 a 0 en La Paternal, con mucho sufrimiento. La reválida de Primera División correspondía jugarla contra Talleres de Córdoba. El equipo del Barrio Jardín venía de realizar un muy buen Clausura 2004, donde obtuvo el tercer lugar y se clasificaba para la Copa Sudamericana. Pero su bajo promedio de las temporadas anteriores -en 2003 superó en la Promoción a San Martín de Mendoza, y había salido último en la tabla anual- lo dejó sin la chance internacional. El primer partido se jugó en Boyacá y Juan Agustín García, el 1° de julio. Argentinos alineó a César Velázquez; Pablo De Muner (luego Nicolás Pisano), Fabián Pumar y Leandro Fleitas; Matías Arce (reemplazado por Gastón Machín), Facundo Pérez Castro, Daniel Garipe (en el complemento, Juan Carlos Mariño), Lucas Biglia y Ramiro Leone; Jorge Quinteros y Gustavo Oberman. El comienzo del encuentro fue a puro Bicho, que tuvo al menos cinco chances claras de gol que fueron conjuradas por Argüello, arquero rival, entre ellas, un remate desde casi mitad de cancha del Polo Quinteros que sacó el guardavallas de manera magistral. A pesar del dominio local fue Talleres quien se puso en ventaja a través de Aldo Osorio, que aprovechó una pelota cruzada y no perdonó. A cinco minutos del final de la primera etapa Horacio Elizondo expulsó a Facundo Erpen, cambiando radicalmente el desarrollo del encuentro. Sobre la hora del primer tiempo una nueva escapada de Oberman por la derecha posibilitó que Quinteros señalara el empate tras un preciso centro. En el complemento Argentinos siguió siendo más, pero sin tantas variantes en ofensiva. Talleres sólo se defendía y hacía correr los minutos. Pasada la media hora, nuevamente Quinteros aprovechaba una buena jugada en ataque para sacar ventajas en el marcador. El final encontró a Argentinos con la alegría del triunfo y a un Talleres con sensaciones ambiguas y mucha confianza de cara a la revancha.
Con la ventaja deportiva a cuestas, la 'T' -que necesitaba ganar por la mínima diferencia para mantenerse en Primera- salió al Estadio Olímpico de Córdoba, totalmente colmado, a jugarse el todo por el todo. Argentinos sabía que era su gran oprtunidad y no quería desaprovecharla. El Bicho jugó con César Velázquez; Leandro Fleitas, Fabián Pumar y David Charles Pérez; Matías Arce, Facundo Pérez Castro, Daniel Garipe (luego Juan Carlos Mariño), Lucas Biglia y Ramiro Leone; Jorge Quinteros, y Gustavo Oberman (sobre la hora, Leonardo Pisculichi). No se habían jugado ni dos minutos, cuando la sorpresa fue general. El Polo Quinteros bajó una pelota puesta en profundidad desde la defensa y Gustavo Oberman remató con mucha potencia, pasando el balón por debajo de Argüello y convirtiéndose en el 1-0 parcial. A Talleres le quedaban 88 minutos para remontar dos goles. El equipo cordobés se repitió en centros y jugadas intrascendentes, mientras que Argentinos esperaba bien parado en su última línea, con un arquero muy seguro. En el complemento Juan José López, técnico albiazul, decidió quemar las naves. Entró Pablo Cuba por Gill y quedó defendiendo sólo con Maidana y Víctor López. Promediando el segundo tiempo Rafael Furchi cobró un dudoso penal para el local que De Bruno cambió por gol y acrecentó la ilusión cordobesa. Pero, contra lo que muchos pensaban, Talleres no volvió a patear al arco rival. Faltando dos minutos Oberman aprovechó una desatención defensiva y le cometieron un claro penal que el Polo Quinteros cambió por gol e hizo estallar a los fanáticos del club de La Paternal. Había sido expulsado Serna en Talleres, y luego el mismo Quinteros vio la roja para Argentinos. El Bicho ganó en Córdoba y con un global de 4 a 2, volvió a Primera tras dos interminables años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario