21 mar. 2009

Promesas: Marcelo Pablo CARDOZO

Marcelo Cardozo fue integrante de uno de los mejores planteles de Argentinos a nivel inferiores. No tuvo suerte en el Bicho y posee una historia digna de ser contada.

Reserva de Argentinos en cancha de Boca. Cardozo (hincado, con el balón) ya había jugado la semana anterior sus únicos 22 minutos en Primera.


Por Javier ROIMISER
Fotos: Archivos personales de Marcelo CARDOZO y Hernán CASTIELLO

La historia del 'Pato' Marcelo Pablo Cardozo sin dudas tiene que estar en este espacio. El 99 % de la gente de Argentinos, entre los que me incluyo, no sabíamos del andar de este volante derecho categoría '70 -aunque sus mejores cosas las hizo con la '69- que vivió todo su crecimiento futbolístico en La Paternal.
Usted se preguntará cómo recordar a un futbolista que sólo tiene 22 minutos en la Primera del Bicho. Y la respuesta, en realidad, está en lo que hizo antes, en inferiores y reserva, y por qué no decirlo, en lo que luchó después.
Cardozo tuvo la suerte de jugar -y salir campeón- en 4ª División con 'nenes' de la categoría de Fernando Cáceres, Christian Trapasso, Diego Cagna, Silvio Rudman o Carlos Netto. Hubo otros tantos miembros de ese equipo vencedor de la categoría más alta de inferiores que merecen ser destacados, pero eso será motivo de otra publicación que no tardará mucho en ver la luz. En ese equipo Cardozo, junto a Hernán Castiello, fueron los dos únicos futbolistas que participaron de los 26 encuentros del campeonato. Además, integró el equipo campeón de Reserva 87/88, único que obtuvo tal logro en su categoría en el Profesionalismo.
Pero con tantos pergaminos en inferiores, ¿qué pasó con Cardozo que ni se lo vio casi en Primera? La pregunta quizás no tenga una respuesta plenamente adecuada. La cosa es que, tras una extraña ida a El Porvenir de la Primera "B" Metropolitana por desaveniencias con la dirigencia, el 'Pato' se quedó con el pase en su poder e intentó suerte en Israel. El Macabi Yavne fue quien lo contrató por sólo medio año, donde no se adaptó a vivir lejos de los suyos ni en un país signado por los conflictos político-religiosos.
El invierno europeo 92-93 le deparó la gran posibilidad de firmar contrato para el desaparecido Mérida, del ascenso español. Sin embargo, el sueño duró 48 hs y gracias al contacto con un familiar al cual no conocía personalmente, Cardozo pudo permanecer en España y fichar, tras una ardua búsqueda, para la filial del Atlético de Madrid (foto 1). Tras un año y medio, la mejor oferta surgió de un equipo que se encontraba en la tercera categoría del fútbol español. El Melilla (foto 2) se hizo de los servicios de Cardozo y mostró su fútbol por el sector derecho del mediocampo durante una temporada y media. Este laburante del fútbol siguió intentando progresar y en 1996 se volvió a América para intentar suerte en el Técnico Universitario de Ecuador (foto 3). Buenas performances en un equipo humilde en un fútbol de escaso vuelo le deparó un esperado final a la campaña en tierras ecuatorianas. Un último intento fue en 1997 en el Lorca, de la Cuarta División del fútbol de España. Tras media temporada, Cardozo le puso fin a una carrera plagada de contratiempos, mas por problemas contractuales y económicos que futbolísticos.
Hoy su vida, según contó en nuestra audición radial el día jueves 19 de marzo, se divide entre su familia, una empresa de animaciones infantiles que posee y la intermediación de jugadores. La vida de un laburante... Al cual el fútbol le hizo un guiño de 'purrete', pero que luego le soltó la mano y no le volvió a dar la gran chance... Algo que pasa mucho más de lo que todos imaginamos...

1 comentario:

  1. Javier, si me permitis copio info que publicaste en enunabaldosa, adonde llegué buscando los nombres de esta formacion (puntualmente el del arquero)Por si a alguien se le genera la misma inquietud, Gracias,saludos
    Nilton Pardal, Diego Segovia, Hernán Castiello, Ricardo Del Negro, Leonel Gancedo y Diego Gómez.
    Abajo: Carlos Netto, Marcelo Cardozo, Roberto Mogrovejo, Edgar Solana y Walter Zermattén

    ResponderEliminar