15 jun. 2009

Paso efímero: Gabriel D'ASCANIO

Surgido de Rosario Central y con grandes condiciones, una dura lesión impidió que se destaque en el fútbol.

Jugando para Rosario Central, el momento de la lesión de D'Ascanio.


Por Javier ROIMISER
Agradecimiento: En Una Baldosa (www.enunabaldosa.com)

Aquellos que tengan un mínimo recuerdo de este jugador en la selección juvenil o en sus inicios en Rosario Central podrán dar fe que Gabriel Osvaldo D'Ascanio tenía todo para destacarse. No tenía ni diez partidos en Primera (había debutado en el Apertura '90) cuando una terrible lesión producida por una llegada a destiempo del por entonces arquero de San Lorenzo Rubén Martín Ruiz Díaz (ex-Talleres de Córdoba y la Selección de Paraguay) le provocó la fractura de la tibia izquierda y truncó gran parte de sus sueños futbolísticos. Muchos meses le costó volver a jugar y lo hizo muy en cuenta-gotas en el club que lo vio nacer, por lo que para mediados de 1992 prefirió buscar nuevos horizontes.
Llegó así a Argentinos Juniors, que venía de un flojo Clausura en ese año y donde el Director Técnico Patricio Hernández armaba su equipo de cara a la nueva temporada. D'Ascanio comenzó jugando en Reserva y recién fue considerado por el DT a mediados del Apertura, cuando le dio la titularidad ante San Lorenzo en cancha de Ferro, partido que iba a finalizar empatado en un gol y donde por entonces Argentinos tenía chances de pelear en los primeros puestos. Luego un par de encuentros en el banco sin ingresar y nuevamente titular, esta vez por la Supercopa '92 a la que Argentinos poco valor le dio y donde jugó la revancha ante River (1-2 en Ferro en la Ida) en el Monumental con mayoría de suplentes. Un previsible 0-3 con D'Ascanio jugando todo el partido, pero sin poder hacer demasiado fue su despedida del Bicho. Estuvo un partido más en el banco, casualmente ante Rosario Central en el Gigante de Arroyito. Tras ese encuentro, Argentinos perdió seis de los siguientes siete partidos disputados, lo que lo hizo entrar en la zona caliente del descenso, que evitó con mucho sufrimiento en el Clausura.
D'Ascanio volvió a Rosario Central, donde no fue casi tenido en cuenta y se fue a jugar al Oriente Petrolero de Bolivia. En el mismo país jugó luego en Blooming, volvió para ayudar a Unión de Santa Fe a ascender en la temporada 95-96 y hizo nuevamente las valijas para irse a Ecuador, donde jugó en el Olmedo y más tarde en Técnico Universitario. En 1997 fue lo último que se supo de él, aunque tuvimos comentarios que en los años subsiguientes jugó en Defensores de Armstrong, su ciudad natal, por la Liga Cañadense de Fútbol.
Una gran promesa a la que una lesión le truncó gran parte de su carrera y que en Argentinos casi no jugó.

4 comentarios:

  1. Javier,en la epoca que jugaba este muchacho habia un tal Arce...llego a debutar? Cual era el nombre de pila? Un abrazo grande,y aprovecho para felicitarte por "tu" Juampi!
    Diego.

    ResponderEliminar
  2. Si... Horacio Marcelo Arce...

    Gracias por los saludos!

    ResponderEliminar
  3. soy david tengo la suerte de conocer bien a gabriel d"ascaño; fue un exelente jugador y hoy es una exelente persona;saludos para el y su flia

    ResponderEliminar
  4. HOLA YO SOY JUAN IGNACIO DASCANIO, SOY HIJO DE GABRIEL, TENGO 8 AÑOS Y LES CUENTO QUE HOY MI PAPA DIRIJE INFERIORES EN ROSARIO CENTARL EN DONDE YO TAMBIEN JUEGO PARA LA CATEGORIA 2004 Y SIGO SUS PASOS .SALUDOS A TODOS

    ResponderEliminar