18 oct. 2009

Yo le atajé un penal a Bernabé

En 1932 el arquero de Argentinos Losavio logró lo que muy pocos pudieron: Atajarle un penal a Bernabé Ferreyra.

Silvio Losavio. Uno de los cuatro arqueros de Argentinos en 1932.

Por Javier ROIMISER

A veces la historia suele presentar circunstancias que dan fama, aunque luego los hechos queden en el recuerdo. El caso de Silvio LOSAVIO es uno de ellos. Este arquero solamente jugó en el primer equipo de Argentinos Juniors en 1932. Alternaba en la meta con Luis Pastor Pardiés, quien se lesionó tras la derrota sufrida por Argentinos en Avenida San Martín y Punta Arenas ante Estudiantes de La Plata por 3 a 0 y Losavio se quedó con el puesto. No fue demasiado trascendente su paso por el arco de Argentinos, al punto que sólo jugó durante 1932 y en tres oportunidades perdió el puesto, esporádicamente con Fortunato Ceresetto, luego con Jaime Rotman -arquero titular a partir de mediados de 1934- y nuevamente con Pardiés, que reapareció a fines de la temporada y atajó durante casi todo 1933 -sólo faltó a un partido-.
Sin embargo, Losavio pudo contarle a sus descendientes un hecho que marcó su vida y su carrera. Por aquel 1932, estaba en boca de todos el desempeño de un gran goleador. Hablamos de Bernabé Ferreyra, también llamado El Mortero de Rufino entre otros apodos. Bernabé -tal como se lo llamaba, a secas- había llegado a River en ese año procedente de Tigre, donde se había destacado ampliamente. Ferreyra tiene la particularidad de ser uno de los pocos jugadores que tiene un promedio de gol mayor a uno, o sea, convirtió más goles que los partidos que jugó (206 goles en 197 partidos oficiales).
Tal era la fama y lo que despertaba Bernabé que el Diario Crítica había instaurado un premio -una medalla de oro- para aquel arquero que no sea vencido por el artillero santafesino. Recién en la fecha 13ª de aquel torneo, el arquero De Nicola, de Huracán, no recibió goles del delantero de River. Luego fue Sangiovanni, de Independiente, en la curiosa goleada 5 a 0 de la fecha 16ª. Una jornada más tarde Lema, de San Lorenzo, tampoco fue vencido. En la segunda rueda, Patrignani de Ferro en la 22ª, López de Quilmes en la 23ª, Bosio de Talleres en la 27ª, Spadazzi de Lanús en la 28ª y nuevamente Lema de San Lorenzo en la última jornada no recibieron goles de Ferreyra, que anotó 44 en esa temporada.
El hecho que nos trae el recuerdo ocurrió el 7 de agosto de 1932, por la 20ª fecha. Faltaba un minuto para finalizar el encuentro en el que River Plate vencía a Argentinos Juniors en su estadio de Alvear y Tagle. Dos goles de Ferreyra -uno de penal-, dos de Peucelle y uno de Lago, contra los dos que marcó Jerez para el equipo de La Paternal. Cerca del epílogo el juez Vicente De Angelis señaló un nuevo penal para Los Millonarios. Ejecutó Bernabé Ferreyra y Silvio Losavio contuvo el remate, por lo que el partido finalizó 5 a 2.
Quizás Losavio no haya contado que jugó mucho tiempo en Primera. Pero pudo darse el lujo de decir que fue uno de los cinco arqueros que le atajó un penal a Bernabé, y no es poca cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario