25 feb. 2010

Juegos pasados por agua

Ocho veces Argentinos tuvo que suspender un partido en pleno juego debido a importantes lluvias.

Schiavi lucha con Moreno. El terreno de Racing ya estaba intransitable.

Por Javier ROIMISER

En este febrero insólito en cuanto a cuestiones climáticas, Argentinos debió suspender dos encuentros en el escaso lapso de doce días. Lo curioso es que en algo más de 100 años de fútbol oficial, solamente en seis ocasiones se debieron interrumpir partidos de Argentinos en juego.
La historia de juegos pasados por agua comenzó en 1926. El 25 de julio Argentinos le ganaba a Alvear por 1 a 0 con gol de Oscar Mapelli. El encuentro se suspendió en el entretiempo. Se programó en tres oportunidades, pero no se pudo jugar. Una cuarta intención, el 16 de enero de 1927, Alvear que no se presenta, y el resultado final a favor de Argentinos, obteniendo así el subcampeonato de 1926.
La segunda ocasión fue el 20 de mayo de 1950. Por el torneo de Primera "B", la cancha de Nueva Chicago se hizo un lodazal y el juez Bert Cross decidió suspender el juego en el entretiempo con el partido 2 a 1 a favor de los de La Paternal. En la reanudación, cinco días más tarde, el resultado no se modificó.
En ese mismo año, el 4 de noviembre, Argentinos y Unión comenzaron a jugar en Santa Fe un encuentro correspondiente por la Copa de Honor que nucleaba a equipos de Segunda División. Tan sólo pudieron disputarse 12 minutos, y se suspendió el partido. Se continuó el 8 de noviembre, y Unión venció por 1 a 0.
El inicio del Metropolitano de 1977 encontró a Argentinos recibiendo a Quilmes en Boyacá y Juan Agustín García. La importante cantidad de agua caída durante el juego del domingo 20 de febrero hizo que el partido se interrumpa en el descanso, cuando estaban igualados en un tanto por bando, por goles de Bartolo Álvarez y Filardo. Se terminó dos días más tarde y el Cervecero se llevó el triunfo gracias a un tanto de Fortunato.
Historias de fútbol, lluvia y suspensiones recién se volvieron a ver para el año 2000. Por la 6ª fecha del Apertura -8 de septiembre-, Argentinos visitaba a Racing en Avellaneda. Se jugó todo lo que se pudo, pero ni bien comenzó el complemento Juan Pablo Pompei dijo basta con el marcador en blanco. Lo más destacado de una complicada jornada fue una indisposición de un hincha de Argentinos en la tribuna visitante, que fue resuelta por otro simpatizante, gracias a sus conocimientos profesionales de medicina. Se terminó el 6 de octubre, sin convertir goles ninguno de los dos equipos.
La última historia hasta este raro verano de 2010 pasó durante el Clausura 2002. El 16 de abril, Argentinos necesitaba imperiosamente vencer a San Lorenzo para aspirar a mantener la categoría. Lluvia durante casi todo el día, el triunfo parcial por 1 a 0 gracias al gol de penal del Lobo Cordone y suspensión a poco de comenzado el segundo tiempo por imposibilidad de seguir jugando en el Nuevo Gasómetro. Ocho días más tarde volvieron a verse las caras, pero a Argentinos no le salieron bien las cosas y Franco igualó el encuentro y el Bicho perdió dos puntos vitales en la lucha por no descender. Lamentablemente, la suerte le sería esquiva al final.
Hubo varios partidos que, por tormentas varias, no comenzaron. En los últimos tiempos se recuerda un encuentro en la cancha de Defensores de Belgrano, que hasta con la gente en la tribuna e intentando pintar las líneas de cal en un estadio inundado, el juez tuvo sentido común y lo suspendió antes de empezar. Lo mismo pasó en cancha de River en el año 2000, cuando tras un diluvio de un par de horas acumuló unos 20 centímetros de agua en el terreno del Monumental.
Este Clausura nos sorprendió con dos partidos pasados por agua -Banfield en el Sur y Newell's en el Diego Armando Maradona- y suspendidos en pocos días. Ojalá la historia no vuelva a repetirse en mucho tiempo. No tanto por el fútbol en sí, sino por aquellos que sufren ante las terribles inundaciones que nos sorprendieron en los últimos tiempos.

1 comentario:

  1. El hincha de Argentinos que salvo la vida de otro simpatizante se llama Alejandro Roncoroni y me parecio genial Javier que lo resaltes porque para aquellos que estuvimos alli fue realmente heroico.Un abrazo!!!
    Diego.

    ResponderEliminar