16 abr. 2010

No sé como voy, no sé como vengo

En 1940, Argentinos se retiró de la cancha disconforme con los fallos arbitrales. Volvió minutos más tarde y logró un gran triunfo en Santa Fe.

Así reflejó el diario "El Litoral" de Santa Fe el triunfo de Argentinos


Por Javier ROIMISER

Corría el año 1940 y Argentinos disputaba su tercera temporada en el ascenso desde la instauración del profesionalismo, en 1931. Por primera vez, el equipo de La Paternal enfrentaba oficialmente a un rival de la Provincia de Santa Fe. Unión se incorporaba en esta temporada a los torneos de AFA. Se jugaba la 4ª fecha y Argentinos, que había vencido en sus dos compromisos como local en su recientemente inaugurado estadio de Boyacá y Médanos y caído por goleada en Remedios de Escalada frente a Talleres, iniciaba su aventura santafesina.
El 19 de mayo de 1940, el Bicho salía a la cancha con Jorge Duverne; Pedro Rocino y Oscar Zappa; Francisco Malfatti, José Lijó y Juan Vaccareza; Miguel Turello, Ángel Agosti, Ernesto Dosetti, Alberto Leonardo y Julio Pisapia. Su Director Técnico era el legendario Ramón Mutis.
El juego comenzó a puro gol, ya que a los seis minutos Argentinos se adelantó en el marcador por intermedio de Leonardo, pero dos minutos más tarde igualó Gervé. Cerca de la media hora de partido Turello volvió a poner en ventaja al Bicho, pero antes del descanso nuevamente Gervé empató el partido. Ya en la segunda etapa, las acciones se le iban a ir de las manos al juez Domingo Albertini. A poco de iniciado el complemento, marcó un penal por infracción de Malfatti, expulsando al jugador de Argentinos. Duverne, en gran acción, evitó que Gervé marcara el tercer tanto de su cuenta personal. Con diez hombres, el partido se le hizo cuesta arriba a Argentinos. Pero mucho más se le iba a complicar pasados los 20 minutos, cuando Albertini expulsa a Pisapia, aparentemente por un insulto del wing izquierdo. Debido a esta situación, los jugadores de Argentinos protestaron airadamente la decisión del juez, pero al ver que no había vuelta atrás decidieron retirarse del terreno de juego.
Raudamente, corrió hacia los vestuarios Don Gastón García Miramón, Presidente de nuestra institución. Convenciendo a los jugadores sobre lo importante de finalizar el match, independientemente del resultado, hizo que los nueve jugadores que quedaban de Argentinos volviesen al terreno de juego par disputar los interminables 24 minutos faltantes.
Si el puñado de hinchas de Argentinos que viajó a Santa Fe con la delegación esperaba una derrota por las situaciones acontecidas, tuvieron que codearse entre sí varias veces para creer que estaban despiertos cuando a siete minutos del final Dosetti puso el 3 a 2 en favor del equipo de La Paternal. Con dos jugadores menos, Argentinos pasó a estar en ventaja y ganó un partido que parecía perdido.
Quizás esa proeza fue el empuje necesario para que Argentinos sea campeón a fin de año. Sin tenemos en cuenta que ganó el torneo por un solo punto de ventaja, este triunfo en Santa Fe fue fundamental. Tan fundamental como la tarea de García Miramón. Que en sólo dos años de gestión había conseguido pequeñas y grandes cosas. Lograr que el equipo retorne al terreno fue un pequeño aporte para un gran logro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario