26 jun. 2010

Violencia en Avenida San Martín

Argentinos y Boca no pudieron comenzar su encuentro del torneo de 1930 por importantes incidentes en la previa.

Así reflejó El Gráfico, unos días más tarde, los disturbios previos al partido

Por Miguel BELLA

Por el último torneo del amateurismo del fútbol argentino, aquel de 1930, Boca Juniors, visitaba a la Asociación Atlética Argentinos Juniors en el estadio de Avenida San Martín 2115 en un partido de la 3ª fecha de ese torneo que hasta ahí, tenía al equipo Xeneize como puntero, fruto de sus victorias en la 1ª fecha frente a Huracán por 2 a 0 en condición de visitante y 2 a 1 ante Tigre como local en su estadio de Brandsen y Del Crucero. Argentinos Juniors en cambio, no había arrancado nada bien puesto que en la jornada inaugurala había caído 3 a 1 con Independiente y en la fecha siguiente había sido derrotado por Sportivo Buenos Aires por 1 a 0.
Lo cierto es que era un partido de gran interés, mas aún teniendo en cuenta la actualidad del equipo de la Ribera y eso se hizo sentir en las boleterías el Jueves 19 de Junio de 1930. En un partido de "entre-semana" pero que, como veremos, iba a traer lo suyo. Boca Juniors desde su famosa gira de 1925, era un equipo que tenía un arrastre de seguidores notable y ya comenzaba a ser lo que el solo paso del tiempo nos iba a demostrar. Así fue que el Diario 'La Nación' del Viernes 20 de Junio de 1930 dice en su nota principal acerca del encuentro trunco: "En el field de Argentinos Juniors, hubo de todo menos football" y que "Cayó un trozo de tribuna y de ello surgió el tumulto", para luego comentar como copete: "Un alivio: Los boleteros consiguieron alejarse con el dinero recaudado". Renglones abajo: "Boca Juniors arrastra un público capaz de cubrir con exceso sus instalaciones." y no se explicaba como Argentinos Juniors, no había alquilado por ejemplo el estadio de Huracán (de mayor capacidad) para esa cita. Alrededor de las 13.30 horas y a una hora y media del comienzo del encuentro, se calculaba que unas ocho mil personas ya habían ingresado a las tribunas y se notaba el enorme esfuerzo por contener a esa multitud dentro del estadio. Continúa La Nación diciendo que en los alrededores, casas, techos, faroles y todo aquello que permitió una mejor visión del field fue ocupado e indudablemente estuvieron más cómodos los espectadores en esos sitios que los que se hallaban preparados en las graderías.
La Nación dice que a las 14.30 cuando se disputaba el match de intermedia (preliminar) en la parte central del costado norte, cedió un tirante y se habían hundido los escalones de madera, lo cual motivó un desbande del público de ese lugar y algunos de ellos se fueron hacia arriba, mientras que otros descendieron y quisieron entrar al campo de juego, luego de trepar por el alambrado. Algunos otros rompieron el alambrado y por esa brecha ingresaron más o menos 500 personas al campo de juego. El partido de intermedia se suspendió, los jugadores se fueron al vestuario y en el campo de juego ya se veían algunos heridos por lo que ese campo de juego, se había convertido en una Sucursal de la Asistencia Pública. Ya por ese entonces parecía que el encuentro no iba a jugarse y algunos presurosos buscaron ubicación más allá de la línea de cal. Mientras que otros quedaron dentro del campo de juego. El diario continúa su relato diciendo que "Dos oficiales de la Policía y un ayudante de la Guardia de Seguridad, junto con uno de la montada quisieron desalojar el campo de juego (tarea imposible). El desatino siguió cerca de las 15, cuando salieron al campo de juego los jugadores de Boca y de Argentinos, el público los rodeó y el árbitro decidió suspender el partido".
El público de las gradas no sabía de la suspensión y creyó que todo era un compás de espera, hasta que ese mismo público, decidió intervenir en el asunto y ellos mismos quisieron desalojar el campo de juego. Empezaron a tirar cascotes al campo de juego y los que estaban dentro del field contestaban el ataque. A eso de las 15.30 hs el público en general supo de la suspensión del encuentro y la cosa se puso peor, porque el público visitante responsabilizó a los directivos de Argentinos Juniors por ese hecho.
A todo esto en las tribunas populares, dos columnas de humo revelaban intenciones incendiarias de la concurrencia, otros se la agarraron con el alambrado, hasta que lo arrancaron, la siguieron con el campo de juego y se llevaron las redes, mientras que todavía la Guardia de Seguridad intentaba desalojar el estadio desde una diminuta salida.
El sector Este del estadio, había sido arrasado, entonces la masa se precipitó hacia el Oeste. Volaron postes y travesaños y la otra red fue paseada como trofeo de guerra. Los revoltosos se apoderaron de las sillas de paja de la platea y preanunciando la fiesta de San Juan, prendieron fuego las sillas. A eso de las 15.40 hs la Policía había decidido intervenir y habían empezado a los bastonazos. La caballería hacía de las suyas. Los únicos que se habían quedado quietos, eran los de la tribuna oficial, quienes veían asombrados lo que ocurría y esperando quien sabe que cosa.
La gente de la organización, apoyado por la Guardia de Seguridad, en un momento intentó poner coto a la situación, pero la situación era imposible en razón del estado de las instalaciones. Para ese tiempo, una cortina de piedras respondía a cualquier intento por parte de las autoridades. A esa altura había disparos de armas de fuego. Eran las 16 horas.
La gente de la Guardia de Seguridad, quiso cumplir con su cometido y arremetió fuera del estadio con la gente que se escapaba en una persecución por las vías del ferrocarril. Volaban las piedras y seguían los tiros de los "Colts". Como detalle final, una innumerable cantidad de balas disparadas, cuatro heridos de bala y quince detenidos.
El comentario final de La Nación dice que: "Queda demostrado que un partido de fútbol puede terminar con la intervención de un juez de instrucción".
El encuentro finalmente se jugó en una fecha de recuperación de ese torneo de 1930 el 2 de noviembre de ese año, con un empate final 1 a 1. Para La Nación del 3 de Noviembre, "Boca Juniors pese a su empeño, solo consiguió empatar. Argentinos que fue su rival, actuó bien". Mucho público siguió la lucha. Era el común denominador de los medios gráficos destacar que la suspensión que sufrió el match en su oportunidad, provocada por hechos que no se habían borrado de la mente de los aficionados, había que agregar la expectativa por la performance que venía cumpliendo Argentinos (empates ante Racing y River) y la seguidilla de éxitos de Boca Juniors. Entre Pedro Arico Suárez y Ludovico Bidoglio, al intentar despejar un remate de Enrique Ruffo, cedieron el 1 a 0 parcial para Argentinos, mientras que Penella, en el segundo tiempo, igualó las acciones.
Era el primero de al menos tres Argentinos-Boca que debieron suspenderse por incidentes (recordar 1960 en La Paternal y 1989 en cancha de Atlanta).

4 comentarios:

  1. El ultimo campeon me ha inspirado para hacer un sitio al Bicho. Aguante Argentinos. http://www.elbichodelapaternal.com.ar/

    ResponderEliminar
  2. al releer el post me entro una duda.

    Tenia entendido que la antigua cancha estaba en av san martin y punta arenas (en lo que en mi suponer hoy son las ex bodegas).
    El post habla de av san martin 2115 y actualmente esa numeración es cerca de jbjusto.

    La nro era distinta y lo que yo suponia como cierto no es asi


    saludos

    ResponderEliminar
  3. En 1935 se cambió catastralmente la numeración de la Avenida San Martín. Actualmente la numeración de la cancha esta en el 3400. Solamente se tuvo la cancha en Av. San Martín 3415 un año, ya que en mayo de 1936 nos quedamos sin ella.

    ResponderEliminar