5 dic. 2010

El paquete de Boca por Maradona

En 1981 llegaron cinco jugadores en parte de pago por el pase de Diego Maradona a Boca Juniors

Con Randazzo y Salinas jugó Argentinos ante San Lorenzo en la última fecha

Por Javier ROIMISER

Mucho se habla aún hoy, casi 30 años después, del grupo de jugadores cedido por Boca Juniors a Argentinos en parte de pago por el pase de Diego Armando Maradona al club Xeneize en febrero de 1981. Boca venía de una discreta campaña el año anterior mientras que el club de La Paternal, gracias a Maradona, había obtenido el subcampeonato del torneo de Primera División y llegado por primera vez en su historia a cuartos de final de un campeonato Nacional.
¿Podía un jugador de la talla de Diego Maradona ser tan importante como para determinar la suerte de un equipo? La respuesta la encontramos yéndonos al 15 de agosto de 1981. Mientras Boca Juniors festejaba un merecido título, Argentinos también celebraba, pero por haberse salvado del descenso en el último partido del campeonato ante San Lorenzo, a quien finalmente mandó a jugar a Primera "B".
El famoso paquete de cinco jugadores estaba compuesto por el arquero Osvaldo Norberto Santos, el defensor Miguel Ángel Bordón, los mediocampistas ofensivos Mario Nicasio Zanabria y Carlos Horacio Salinas y el delantero Carlos Damián Randazzo. Contra lo que muchos creen, un sexto jugador llegó a Argentinos procedente de Boca, pero no estaba incluido en este grupo. Se trata de Eduardo Oscar Rotondi, quien se quedó en Argentinos hasta 1983.
Los cinco jugaron juntos para Argentinos solamente en cinco partidos de los 34 que tenía el torneo. Los dos primeros -empate 2 a 2 con Newell's e igualdad 1 a 1 con Independiente- y las fechas 28ª a 30ª -empate 2 a 2 con Talleres en Córdoba que finalmente fue 2 a 0 para Argentinos por el dóping de Abelardo Carabelli, empate 2 a 2 con Boca Juniors, que venía como puntero y derrota 0-1 ante Huracán-.
Si bien la tarea de los ex-Boca Juniors no fue la esperada, es un error no reconocer la aceptable tarea de casi todos ellos. Salinas fue el máximo goleador del equipo con nueve conquistas y el más importante fue el que le anotó de penal a San Lorenzo y que determinó que Argentinos siga en Primera. Bordón fue importante también a la hora de anotarse en el marcador, con siete conquistas -el segundo, detrás de Salinas-, varias de ellas muy importantes que significaron puntos finalmente claves. Si bien lo de Zanabria y Randazzo no fue de lo más destacado, el volante colaboró adecuadamente en su tarea de asistir a los hombres de punta y Randazzo fue fundamental para conseguir un triunfo necesario como el agua ante Central en Rosario. Dejamos para el final la evaluación del arquero Santos. Para muchos, responsable de la derrota clave en Junín ante Sarmiento que dejó al equipo al borde del descenso. Se fue expulsado minutos antes de finalizar el primer tiempo de ese partido y no volvió a jugar en el club. Alternó buenas y malas, y esa jornada marcó su historia por La Paternal.
¿Cuál fue el destino posterior de cada uno tras la epopeya ante El Ciclón? Como mencionamos, Santos no volvió al club y fue dejado en libertad de acción. Tiempo más tarde volvió a jugar en Lanús, donde ya había estado, pasó por el fútbol colombiano, retornó a Huracán y se retiró, pasados sus 35 años, en el Club Social y Deportivo Mar de Ajó de la homónima localidad balnearia del Partido de la Costa. Bordón comenzó jugando el Nacional y tras cinco partidos emigró a México para jugar en el Atlas. Luego jugó en Colombia, volvió a México, retornó al país para jugar en Huracán Las Heras de Mendoza y luego Temperley. Finalmente estuvo en Colón de Santa Fe, San Telmo y se retiró en Deportivo Maipú de Mendoza. Falleció sorpresivamente en junio de 2003 a los 50 años tras sufrir una indisposición cardíaca en Dolores, Provincia de Buenos Aires, mientras jugaba un partido de fútbol a beneficio. Zanabria disputó tres encuentros del Nacional y no volvió a jugar. Retornó a Boca en 1982 y se retiró un año más tarde jugando para Huracán. Salinas, gracias a sus buenos desempeños, fichó para Independiente y jugó el Nacional en el equipo de Avellaneda. Siguió allí durante el primer semestre de 1982 y luego se mudó a Colombia para jugar en Independiente Medellín. Pasó por el Pereira y se retiró en nuestro país en 1986. El de Randazzo es un caso de película. Comenzó en Boca con un crecimiento impresionante donde parecía que tenía futuro de Selección Nacional. El pase a Argentinos lo terminó complicando desde lo futbolístico. Luego se fue a Racing, pasó por River, volvió a Boca en 1983 y luego de quedar en libertad de acción fichó para Guaraní Antonio Franco de Misiones en 1986. Nunca pudo llegar a ser lo que prometió en sus inicios.
Nos queda ese recuerdo con sabor a poco. Quizás, en otras circunstancias hubiésemos hablado de las grandes incorporaciones llegadas desde Boca para nutrir al plantel de Argentinos Juniors. Pero no era nada fácil reemplazar a Maradona. Y las consecuencias estuvieron a un penal de ser catastróficas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario