14 mar. 2011

Un corte y volvemos

En 1990, Argentinos recibió a Nacional de Uruguay por la Supercopa, en un partido que empezó de noche y terminó en la mañana siguiente

Argentinos posa para la foto antes de la continuación del partido suspendido

Por Laureano BELLA

La edición 1990 de la ya extinta Supercopa -aquel torneo internacional que tenían el privilegio de jugar los equipos que habían salido campeones de la Libertadores- tiene aristas interesantes que merecen ser recordadas.
Por el partido de ida de los cuartos de final de aquel certamen, Argentinos Juniors recibía en la cancha de Atlanta a uno de los equipos más coperos del continente americano: Nacional de Uruguay. Se disputaba así el primer partido internacional oficial del Estadio sito en el barrio de Villa Crespo. Aquella fue la segunda vez que Argentinos recibía a un equipo uruguayo por un certamen internacional. La primera fue contra Peñarol en cancha de Ferro Carril Oeste por la Supercopa 1988. El conjunto que dirigía Fernando Aréan alistó a Carlos Goyén; Fernando Batista, Fernando Cáceres, Osvaldo Coloccini y Carlos Mac Allister; Jorge Ortega, Claudio Cabrera, Sergio Batista y Ricardo Rentera; Walter Perazzo y Sergio Pérez. Nacional, conducido tácticamente por Saúl Rivero, formó con Jorge Seré; Tony Gómez, Milton Gómez, Felipe Revélez, José Luis Pintos Saldaña; Eduardo Morán, Enrique Saravia, Yubert Lemos, Venancio Ramos; Wilmar Cabrera y Julio César Dely Váldés.
La increíble historia comenzó a escribirse el jueves 15 de noviembre de 1990. El partido comenzó pero no iba a finalizar. Transcurrían 15 minutos de la etapa inicial y se produjo el primer corte de luz. El juez paraguayo Carlos Maciel optó por esperar a ver que sucedía y luego de 20 minutos el estadio volvió a ilumnarse para que el partido continuase. Sin embargo, el grupo electrógeno no soportó mucho más y tan solo siete minutos más tarde (a los 22 de juego) volvió la oscuridad a Humboldt al 300 y con ella la incertidumbre. Ante esta situación y con la dificultad de poder terminar el encuentro en horario nocturno, se reunieron en el vestuario del árbitro directivos de Argentinos y Nacional. Los dirigentes del equipo local ofrecieron hacerse cargo del alojamiento de los uruguayos y poder finalizar así el encuentro al día siguiente.
Nadie esperaba que 14 horas más tarde, Argentinos y Nacional iban a proseguir el partido suspendido, sobre todo porque se trataba de un día viernes laborable en una zona muy comercial de repuestos de automotores con gran afluencia de público.
Para la crónica del partido hay que comentar que Nacional tomó ventaja del partido a los 42 minutos gracias al tanto de Julio César Dely Váldés, pero rápidamente Sergio Pérez igualó las acciones. Argentinos siguió en ataque y pocos minutos más tarde Jorge Ortega desniveló a favor del equipo local. El triunfo fue celebrado por mucho menos público del que se había hecho presente la noche anterior. Esa mínima ventaja le iba a servir poco a Argentinos, que quedó eliminado en la revancha tras un partido con incidentes y que quedó para la historia con el mote de "La Batalla del Centenario".

1 comentario:

  1. Recuerdo perfectamente esa noche, cuando se cortó no se veía absolutamente nada, y la barra del Bicho, en medio de la oscuridad gritaba VAMOS VAMOS!!! y trepaban la reja que separaba la tribuna con la de los hinchas de Nacional. L apolicía no sabía que hacer...

    ResponderEliminar