14 ene. 2012

Sin jugar: Roberto Amado FERNÁNDEZ

Marcador central de excelentes condiciones que tuvo la mala fortuna de aparecer en la época gloriosa de Argentinos y no tener lugar en el primer equipo

Roberto Amado Fernández, en la previa de un partido de Reserva de Argentinos


Por Javier ROIMISER

Si se suele llegar temprano a la cancha para ver a los pibes de la cantera que vienen asomando, desde 1982 se veía a un marcador central con futuro. Ya un joven Claudio Borghi decía en entrevistas que al jugador con más futuro de las divisiones menores de Argentinos que veía era Roberto Amado FERNÁNDEZ.
Nacido en 1966, alternaba desde muy joven en la Reserva y fue ocho veces al banco de suplentes de la Primera entre agosto y diciembre de 1985, año en que Argentinos disputaba tres torneos en forma simultánea, el Nacional, el de Primera División que había cambiado de formato y comenzaba a mitad de año y se jugaría hasta mediados de 1986 y la Copa Libertadores.
Sin lugar en el plantel profesional, tapado por José Luis Pavoni y Jorge Pellegrini primero y por la aparición de Néstor Lorenzo y un muy joven Fernando Cáceres que asomaba, Fernández pasó a ser una promesa que no llegó a debutar en la Primera de Argentinos y, tras no tener chances hasta mediados de 1986, buscó su camino en otros clubes.
Para la temporada 86/87 firmó con All Boys, para jugar en la flamante Primera "B" Metropolitana. Sin embargo, se podría decir que encontró su lugar en el mundo en Munro. Formó parte de Colegiales en la temporada 87/88 y, tras jugar en Mendoza, volvió al Tricolor en 1989 y estuvo allí hasta 1991, totalizando 108 partidos y 8 goles. En las tres temporadas que estuvo en Colegiales casi no faltó, haciéndose dueño de la zaga central. Jugó más tarde en San Telmo y en Luján, también en Primera C.
Lamentablemente no tuvimos la chance de verlo en Primera. Pero si Borghi decía que iba a dar que hablar, es seguro que tenía razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario