14 feb. 2012

Pelotazo en contra

En 1941, un jugador de Argentinos marcó dos veces en contra de su propio arco

Argentinos Juniors de 1941, que hizo una mala campaña y vio de cerca el descenso


Por Javier ROIMISER

Que haya goles en contra en un partido puede ser una común circunstancia de juego. A veces hasta se dan dos o más en un mismo juego, lo que no deja de ser curioso. Ahora, si un jugador hace dos goles en contra, mínimo sale en los diarios.
En el fútbol argentinos no es un hecho frecuente. Algunos que pasan los 30 años de edad recordarán quizás a Enrique Belloni, que jugando para Racing en la vieja Primera "B" en 1984, señaló en contra de su propio arco los dos primeros goles de Banfield, que le ganó a La Academia finalmente por 4 a 2.
En Argentinos, para no ser menos, también se dio un hecho similar. En 1941, un año después de haber salido campeones de Segunda de Ascenso sin que se permitiera el ascenso, el equipo de La Paternal no andaba nada bien y vio de cerca la posibilidad de caer a la tercera categoría del fútbol argentino de entonces.
A dos fechas del final, la suerte de Los Andes y Barracas Central estaba echada. Quedaba por definir un descenso y varios equipos estaban en riesgo. Defensores de Belgrano, Talleres de Remedios de Escalada, Quilmes, Argentino de Quilmes, Temperley y Argentinos Juniors. Estos dos últimos se enfrentaban en el Sur. Quien ganara, seguramente se olvidaría de descender.
La contienda empezó bien para Argentinos, que a los cinco minutos de juego se ponía en ventaja a través de Juan Spingola. Pero cerca de la media hora y en una acción desafortunada, Gabriel Matías GARCÍA batió a su propio arquero -Daniel Taboada- y señaló el empate.
En el amanecer del complemento Luciano Agnolín, adelantó al Gasolero en el marcador. Argentinos fue por el empate que le daba cierta tranquilidad para la última fecha pero otra vez Gabriel García señaló un gol en contra promediando la etapa final y se esfumaron las chances de igualar. Sobre la hora Saavedra decoró el contundente 4 a 1 para Temperley.
Joaquín Ruano, DT de Argentinos en aquel 1941, no hizo leña del árbol caído y volvió a confiar en García para el último partido del año. Otra vez Almagro, igual que en 1940 cuando se salió campeón, era quien decidía la suerte de Argentinos, ahora para evitar el descenso. Temperley volvió a ganar -3 a 2 a All Boys como visitante- y se salvó. Defensores de Belgrano superaba a Acassuso y también respiraba. Talleres de Remedios de Escalada se había salvado la fecha anterior y caía extrañamente 7 a 6 ante Argentino de Quilmes, llegando así a 28 puntos y obligando a Argentinos Juniors y a Quilmes -ambos con 27- a ganar para condenar al Mate. Argentinos jugó al mismo tiempo que Argentino de Quilmes y, si bien al principio le costó un poco, superó con holgura a Almagro al vencerlo por 5 a 1. Al igual que el año anterior, Oscar Zappa señaló dos goles que le permitieron al equipo de La Paternal permanecer en Segunda División. Quilmes jugó recién seis días más tarde, venció a Nueva Chicago en Mataderos y mandó así a su clásico rival a jugar en Tercera División.
¿Pero qué pasó con García? El de Almagro fue su último partido en Argentinos. En 1942 formó parte del plantel de El Porvenir, y en el equipo de Gerli jugó durante varias temporadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario