16 ago. 2012

Grandes jugadores: Carlos CARRIÓ

Volante ofensivo que hizo sus mayores logros en Atlanta y Gimnasia y Esgrima La Plata

Carlos Carrió junto a Carlos Ereros, en la temporada 88/89


Por Javier ROIMISER

Cada vez que el mercado de pases se abre, miles de sensaciones aparecen. Y cuando un jugador firma para el club, deseamos que cumpla con las expectativas que se ponen en  ese nombre y si viene de buenos desempeños en otros clubes, que sean similares en el nuestro.
El caso de Carlos Alberto CARRIÓ provoca ambigüedades. Por un lado, la alegría por la llegada de un hombre de buen pie. Por otro, lo poco que lo pudo plasmar en el campo con la camiseta de Argentinos.
Comenzó su carrera futbolística en Atlanta. Allí se desempeñó entre 1974 y 1980, con un breve paso por Independiente Rivadavia de Mendoza en el Nacional de 1979. En 1981 fue uno de los tantos refuerzos de renombre que llegó al famoso Loma Negra de Olavarría, que presidía Amalia Lacroze de Fortabat.
Un año más tarde encontró en La Plata su segundo lugar en el mundo. Firmó para Gimnasia y Esgrima, donde jugó entre 1982 y 1988. Llevó al Lobo a Primera en 1984 y se consolidó en la máxima categoría. Obviamente, también en el Bosque se recibió de ídolo.
A mediados de 1988, Argentinos estaba en plena renovación. Solamente quedaban dos destacados del plantel multicampeón: Carlos Ereros y César Mendoza. De la temporada pasada y en el puesto de Carrió estaba Patricio Hernández, pero sorpresivamente éste se quedó en el Cruz Azul mexicano y le abrió el camino para ser titular. No era nada fácil para Carrió, a sus casi 33 años, comenzar de nuevo en un club desconocido para él.
Comenzó siendo titular en el debut de la temporada 88/89 en la goleada como visitante en Rosario 4 a 2 sobre central. Si se leen los nombres de aquel juego, se verá que Argentinos atacaba con muchos y defendía con pocos. Carlos Goyén; Rubén Gómez, Fernando Cáceres, Osvaldo Rodríguez y Carlos Javier Mac Allister; Ezequiel Castillo, Fernando Redondo, Carlos Carrió (A doce minutos del final lo reemplazó Jorge Gáspari); Ramiro Castillo; Oscar Dertycia y Carlos Ereros (cerca del cierre ingresó Christian Trapasso). Carrió debutó con gol, ya que marcó el segundo de Argentinos sobre los 43 minutos del primer tiempo.
Si bien comenzó jugando los primeros ocho partidos, las lesiones lo tuvieron a maltraer y recién reapareció casi una rueda después, ante Racing de Córdoba, por la fecha 26. A partir de allí jugó en cuenta gotas y sólo le alcanzó para marcar otro gol, casualmente a su Gimnasia y Esgrima La Plata, en el triunfo 2 a 1 de Argentinos en cancha de Boca, donde el equipo de La Paternal fue local. En total, jugó 20 partidos en la temporada.
En la temporada siguiente Carrió siguió jugando, esta vez para Huracán. Un año después firmó para Belgrano de Córdoba. Ya no era lo mismo. Su físico no hacía lo que su cerebro brillante le pedía. Entonces decidió colgar los botines y dejar en las retinas de los hinchas todo lo bueno que hizo dentro de una cancha, especialmente en Atlanta y Gimnasia.

2 comentarios:

  1. HOla Javier! La verdad que el blog es un lujo, con todas las letras.. y está super canchero! ;) lo voy leyendo de a poco, te felicito! Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gigante el Charly. Casi mi único ídolo

    ResponderEliminar