28 nov. 2012

Cumplieron: Raúl ESPÍNDOLA

De larga trayectoria en el ascenso y ligas regionales, este delantero cumplió en su paso por Argentinos Juniors 

Espíndola llegó para sumar y terminó siendo el '9' titular de Argentinos


Por Javier ROIMISER


Muchas veces las circunstancias otorgan posibilidades cuando la idea inicial era completamente diferente. Argentinos, históricamente, suele fijarse en el ascenso o ligas del interior en jugadores que pueden llegar a sumar, ya sea desde la Reserva o las divisiones inferiores.
Sin embargo, el caso de Raúl José ESPÍNDOLA tiene aristas dignas de ser destacadas. Nacido en Rafaela, Provincia de Santa Fe, hizo sus primeras armas en Atlético de su ciudad natal en 1976. Para fines de los 70 pasó por Sportivo Belgrano de San Francisco, Córdoba y un par de años más tarde recaló en Colón de Santa Fe, aunque no tuvo oportunidades.
En 1983 llegó a Deportivo Morón y allí se destacó ampliamente. Jugó tres años en gran nivel y gracias a ello en 1985 fue vendido al Deportivo Cuenca de Ecuador. Estuvo en el exterior hasta fines de 1986 y al año siguiente volvió a Morón por seis meses.
A mediados de 1987 pegó el gran salto. Desde la Primera "B" Metropolitana llegó a Argentinos Juniors. Si bien los primeros partidos los jugó en Reserva, un gran cambio lo llevaría a destacarse. En la 4ª fecha fue citado para el partido con Vélez en Liniers y comenzó como titular. A los 8 minutos marcó el gol de Argentinos, que aunque empezó en ventaja terminó cayendo por 2 a 1.
En la jornada siguiente anotó el agónico 2-1 sobre Deportivo Armenio. Había ingresado minutos antes por el peruano La Rosa. Empezaba a pagar con goles su contratación. Una fecha más tarde y otra vez desde el banco le daba un punto a Argentinos, que le empataba en dos goles a Central en Rosario.
Se ganó la titularidad y siguió haciendo lo que mejor sabía: goles. Le anotó a Ferro para ganar por la mínima, hizo tambalear al Racing puntero cuando gracias a una conquista suya Argentinos se puso 2-1 arriba en el marcados pero no lo pudo aguantar, anotó un doblete para golear 4-1 a Talleres y colaboró con un gol en el 5-1 a Banfield. Si bien por un par de jornadas no pudo, volvió a marcar en el 2 a 0 a Platense. 9 goles en 15 partidos durante medio año no era una cifra nada despreciable.
En 1988 las cosas no le salieron tan bien. Arrancó jugando, pero el arco estaba cerrado y goleador que no la mete, termina saliendo del equipo. Importante para ganarle a Boca y a River -a él le cometieron sendos penales que terminaron en gol y abrieron los partidos-, solamente sirvió el gol que le hizo a Peñarol por la Supercopa. Los otros dos del semestre decoraron el 1-2 ante Banfield y Newell's.
Quizás por el bajón de su rendimiento en la segunda mitad de su estadía, Argentinos no se quedó con él para la temporada siguiente. Totalizó 29 partidos y anotó 12 goles.
En 1989 jugó en el Cobreloa de Chile y, como no podía ser de otra manera, rápidamente volvió a Morón donde quemó sus últimos cartuchos durante dos años. Cerró su ciclo en 1992 jugando para Talleres de Remedios de Escalada.

3 comentarios:

  1. Yo lo conocí, era mi amigo en el barrio, cuando jugaba en el deportivo cuenca

    ResponderEliminar
  2. Le decíamos negro, saludos para sus hijos, carlos, vanina y el otro no recuerdo hace muchos años, buenos tiempos

    ResponderEliminar