17 nov. 2012

Grandes jugadores: Rubén GALLETTI

Destacado delantero que tuvo un interesante ciclo en Argentinos durante 1983

Galletti, en la previa de un partido de Argentinos de 1983


Por Javier ROIMISER

En algunas ocasiones, la llegada de jugadores consagrados sirve para que el equipo se afiance en lo futbolístico. Con Ángel Labruna al mando del plantel, Argentinos armó un equipo para pelear arriba para la temporada de 1983 y estuvo muy cerca de lograr grandes cosas, algo que se daría al año siguiente aunque, lamentablemente, sin el DT que ideó el plan de trabajo ya que falleció en septiembre de ese año. Dentro de los muchos jugadores que llegaron para ese año, uno de los destacados fue Rubén Horacio GALLETTI
Formado en las divisiones menores de Boca Juniors, debutó en el club Xeneize antes de cumplir 19 años, en 1971. Viendo sus pocas posibilidades de trascender, decidió probar suerte en donde mejor le salieron las cosas: Estudiantes de La Plata. Aquí se destacó en dos ciclos. El primero de ellos fue entre 1973 y 1976. Gracias a sus dotes de goleador, a mediados del 76 fue vendido al exterior. Su destino fue México, donde jugó por dos temporadas para los Pumas de la UNAM, uno de los cuatro clubes más grandes del país azteca.
En 1978 volvió al país y sorprendió al elegir a River Plate, acérrimo rival del club que lo vio nacer. En los Millonarios estuvo un año y medio y en 1980 volvió a Estudiantes. Otras tres temporadas en el equipo de La Plata, donde totalizó siete. 
Para 1983 su destino fue Argentinos Juniors. Debutó en el inicio del Torneo Nacional ante San Martín en Tucumán, empate 1 a 1 con gol de José Luis Pavoni muy cerca del final. Si bien comenzó como titular, era permanentemente reemplazado y hasta en algunos partidos ingresaba como relevo. En su quinto juego en el club marcó sus dos primeros goles. Fue en el triunfo por 4 a 2 de Argentinos sobre Chaco For Ever en La Paternal. Marcó los dos últimos tantos del juego, que estaba igualado a dos goles por bando y que se abrió a 10 minutos del final. En el encuentro siguiente, ante Independiente, volvió a marcar de penal. Pero se lesionó y eso le restó protagonismo. Cuando retornó, una delantera que haría historia le restó posibilidades: Castro, Pasculli y Ereros. Durante el Nacional totalizó 12 partidos y marcó los tres goles antes destacados. 
Para el Torneo de Primera División, comenzó como suplente. Fue parte del último partido de Argentinos en la vieja cancha de madera de Boyacá ingresando a poco del final por Silvano Espíndola. Con el correr de los partidos le ganó el puesto a Carlos Ereros, pero volvieron las lesiones y no logró afianzarse del todo. Curiosamente, sus goles se repartieron entre Avellaneda y Rosario. Le marcó a Racing, a Rosario Central, a Independiente y a Newell's, este último en su gran partido donde anotó tres goles para el 4-2 en cancha de Ferro. 25 partidos y 6 goles en el torneo, totalizó entonces 37 juegos y 9 tantos durante toda la temporada de 1983, despidiéndose de Argentinos en el último partido del año, que fue derrota 0-1 ante Nueva Chicago en Caballito. 
En 1984 pasó a Huracán y un año más tarde jugó su última temporada repartido entre Talleres de Remedios de Escalada y Guaraní Antonio Franco de Misiones
Después de mucho tiempo, se volvió a hablar y mucho de Rubén Galletti. En 2012 su hijo Luciano sufría de un serio problema de salud y él le donó uno de sus riñones. Ambos se recuperaron y Luciano busca volver a jugar al fútbol. Rubén, sin dudas, hizo el gol más importante de su vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario