14 ene. 2013

Mediocampo excepcional

Durante más de cinco años, los tres jugadores más representativos del mediocampo de Argentinos, luchadores del ascenso y destacados luego en Primera

Posan Héctor Pederzoli arriba, Oscar Di Stéfano y Orlando Nappe abajo


Por Javier ROIMISER

Hablar de Argentinos de los años '50 puede tener muchas variantes. Pero si se habla del círculo central, la cita sale de memoria. DI STÉFANO, PEDERZOLI y NAPPE. Los dos primeros, de la cantera antes, durante y después de jugar en Argentinos. El restante, arraigado por los colores, sentimiento que nunca abandonó ni siquiera tras su salida del club.
Oscar DI STÉFANO jugaba en la Primera de Argentinos desde la huelga de 1948. Orlando Juan NAPPE llegó al Bicho desde Huracán en 1953. Faltó solamente a cinco partidos esa temporada. En cuatro de ellos lo reemplazó un joven Héctor César PEDERZOLI, debutante en aquella temporada de 1953.
Ya en 1954, Pederzoli se asentó en el primer equipo. Al principio de la temporada y por los antecedentes, Nappe jugaba por el medio y Pederzoli lo hacía por izquierda. Di Stéfano era permanente half derecho. Jugaron de esa manera durante 13 partidos. Pero Nappe notó que Pederzoli se destacaba mucho más por el centro, así que se sacrificó y comenzó a jugar de half izquierdo. Así, la gloriosa línea media conformada por Di Stéfano, Pederzoli y Nappe jugaron de esa manera durante 118 partidos entre el 10 de abril de 1954 y el 6 de septiembre de 1959. En total, 131 partidos compartiendo el terreno de juego.
Ese día de septiembre de 1959 empezaba a escribirse un adiós. Y fue con derrota, ante Lanús en La Paternal. Como para que todos lloren ese final. Ya Di Stéfano no volvería a jugar en Argentinos. Siguió su carrera unos pocos partidos más entre Deportivo Morón, All Boys y San Telmo. Nappe pasó por Quilmes y Excursionistas. Pederzoli fue quien progresó más tras su salida de Argentinos. En 1960 firmó para River Plate donde estuvo dos temporadas y luego otras dos jugó para Huracán.
Tuvieron asistencia perfecta en el campeón de Primera "B" de 1955. Fueron fundamentales para el gran invicto de más de dos años entre 1954 y 1956. Ninguno de los tres volvió como jugador a Argentinos. Pero todos los hinchas que los vieron jugar saben que dejaron todo cada vez que les tocó ponerse la camiseta. Y juntos, se destacaron aún más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario