6 dic. 2013

Partidos inolvidables: River 0 - Argentinos 2

Argentinos luchó las semifinales de la Copa Libertadores de 1986 mano a mano con River, que no le pudo convertir ni un gol en los tres partidos que disputaron

River busca marcar ante Argentinos en el Monumental


Por Javier ROIMISER

Año raro si los hay, fue ese 1986 para Argentinos Juniors. Venía de tocar el cielo con las manos a fines de 1985. No pudo con Juventus en los penales, pero se llevó todo lo que jugó aquel año. Antes del Mundial de México jugó en gran nivel y terminó el torneo 85/86 en el 4° lugar. El inicio del nuevo torneo local pareció mostrar que de a poco se acercaba el final de un ciclo de tres años increíbles.
La premisa del semestre era bien clara. Defender la Copa Libertadores ganada en 1985. Es por eso que el interés por el torneo local iba a ser mínimo, con claras consecuencias a futuro. El comienzo fue el 4 de septiembre de 1986 con un empate sin goles en cancha de Vélez ante River. Una semana más tarde la serie iba a empezar a definirse. Argentinos caía sobre la hora en Ecuador frente a Barcelona. Faltaban dos partidos, que había que ganar sí o sí, y que los ecuatorianos y River repartieran puntos.
La cosa se empezó a complicar cuando River se llevó ambas contiendas ante Barcelona. Dos goleadas, 3-0 en Guayaquil y 4-1 en Buenos Aires, acomodaban a Los Millonarios para estar en la final. Ya Barcelona no podía alcanzarlos y Argentinos solamente podía hacerlo ganando ambos partidos.
El equipo de La Paternal, que no ganaba desde el 13 de abril, sumaba un importante triunfo goleando a Deportivo Italiano 4-0 en cancha de Atlanta el día de la Primavera. Se jugó con casi todos los titulares y fue el puntapié inicial para una remontada de tres triunfos en nueve días que le pusieron incertidumbre a la serie. Es que Argentinos fue a Núñez, se hizo fuerte y trabajando el partido se lo llevó por 2 a 0 gracias a los goles del Pepe Castro y el Panza Videla.
En River todo fue dudas a partir de ahí. De la alegría de estar al borde de la clasificación a la angustia y la espera de cara a lo que aún faltaba, que era el partido de Argentinos ante Barcelona.
No importó que 48 horas después de ganarle a River haya que enfrentar a Boca por el torneo local. Ahí si, se jugó con el equipo muletto y si bien se tuvo al Xeneize contra las cuerdas la experiencia de aquellos fue más que los pibes de Argentinos y se llevaron el partido.
Tampoco importó tener que enfrentar a Barcelona dos días después de jugar con Boca. Eran épocas en que los partidos de la Copa se superponían con el torneo local y había que aceptar las reglas de juego. Argentinos prevaleció contra un duro rival y se llevó el juego ganando 1 a 0 con gol de Claudio Borghi.
El cierre del ciclo se dio el 3 de octubre de 1986. Argentinos y River entregaron un partido excepcional en cancha de Vélez. No se sacaron ventajas tras 120 minutos intensos. Y River clasificó a la final de la Copa -que ganaría ante América de Cali- por diferencia de gol. Si haber podido anotarle ni siquiera un gol a Argentinos.
Ni importó que a fines de octubre se ganaría 12 a 0 a los juveniles de Talleres de Córdoba. Tampoco se le dio la trascendencia -que por suerte hoy si tiene- a la Copa Interamericana de diciembre, donde se ganó 1 a 0 en Trinidad & Tobago al Defence Force y se obtuvo el cuarto título del club en dos años. El mejor ciclo de la historia del club había llegado a su fin aquel 3 de octubre. Todos los simpatizantes habíamos dejado parte de nuestras vidas con el pitazo final de Juan Carlos Loustau. Una nueva historia habría de escribirse a partir de allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario