31 ene. 2014

Diez años ininterrumpidos en cancha propia

Se cumplen 10 años de la reinauguración oficial del estadio de Boyacá y Juan Agustín García, donde Argentinos juega como local ininterrumpidamente desde ese día

La tapa del Diario Olé del día siguiente a la reinauguración del estadio


Por Javier ROIMISER

Hay muchas fechas consideradas refundacionales en Argentinos Juniors. Y si bien el 26 de diciembre de 2003 se había reinaugurado la cancha tras algo más de 20 años, el 31 de enero de 2004 era especial porque se jugaba por los puntos.
Aquella lluviosa jornada de sábado parecía que no se jugaba. Un aguacero impresionante se desató sobre la Ciudad de Buenos Aires un par de horas antes del comienzo del primer partido del Torneo Clausura 2004 de la Primera "B" Nacional. Y la remodelada cancha de Argentinos Juniors lo soportó estoicamente y permitió que el juego se pueda desarrollar una hora más tarde de lo previsto. Y eso fue porque en realidad el anegamiento de las calles aledañas al estadio complicaban el arribo. Pero finalmente se pudo jugar.
El estreno fue ante San Martín de Mendoza. Las frías estadísticas dirán que Argentinos, esa noche, alineó a César Velázquez; Pablo De Muner, Fabián Pumar, Luis Medero y Gonzalo Bidal; Néstor Ortigoza (reemplazado promediando el complemento por Leonardo Pisculichi), Daniel Garipe, Facundo Pérez Castro y Ramiro Leone; Jorge Quinteros (a dos minutos del final ingresó Lucas Biglia) y Facundo Bonvin. El Director Técnico era Sergio Daniel Batista.
Tras un primer tiempo tenso, en el que el campo de juego pesado no ayudaba para crear, el segundo entregó más fútbol y los goles. Facundo Bonvin sobre los 27 minutos recibió la pelota cerca de la media luna tras un remate de Pisculichi, se abrió hacia su derecha y definió ante la salida de Claudio Manchado, estrenando así el arco que da a la calle San Blas. Cinco minutos más tarde un tiro libre desde la mitad de la cancha hacia el área de San Martín fue recibido por el Polo Quinteros quien cabeceó hacia atrás y sorprendió al arquero rival que se había adelantado, enviando la pelota por encima y decretando una diferencia de dos goles, que achicó el interminable Claudio Pampa Biaggio a falta de nueve minutos e inaugurando las redes del arco de Juan Agustín García.
El resultado quedará en la estadística. Pero fue el puntapié inicial para que cinco meses más tarde se vuelva a Primera. Para que pocos días después de ese suceso se diera nombre a la cancha como "Diego Armando Maradona". Y para que en 2010 explote con una vuelta olímpica de la mano del Bichi Borghi. Son demasiadas cosas en poco tiempo. Pero recordar que hace 10 años que se juega ininterrumpidamente como local en estadio propio es para celebrar todos los días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario