10 ene. 2014

Poco pero bueno: Jorge FERRERO

Arquero que vivió las mejores épocas en Argentinos Juniors, pero que tuvo muy pocas oportunidades de jugar

Ferrero en la foto previa al comienzo de la temporada de 1984


Por Javier ROIMISER

No deben ser muchos los casos de jugadores que disputan un puñados de partidos por año y siguen firmes en el mismo club. Jorge Luis FERRERO estuvo como arquero en Argentinos Juniors entre 1983 y mediados de 1987 y tan solo pudo disputar seis encuentros oficiales, y en dos de ellos ingresó por lesión del titular en el complemento.
Guardametas oriundo de Adrogué, se formó en las divisiones menores de River Plate donde debutó en 1981. Tres años en la Primera del Millonario y, tras grandes problemas económicos del club, decidió buscar nuevos rumbos y llegó a Argentinos Juniors.
En el equipo de La Paternal sabía que no la iba a tener fácil. Comenzó la temporada de 1983 siendo suplente de Mario Alles, ya asentado como arquero titular desde 1981. Enseguida arribó el paraguayo César Mendoza y Ferrero fue relegado. Encima en agosto, ya con el torneo de Primera División en disputa, se contrató al gran Ubaldo Fillol, libre de River Plate, y parecía que la suerte de Ferrero estaba echada. Sin embargo, Alles dejó el club a mediados de octubre, Fillol se fue a Brasil en noviembre y tras un par de encuentros como suplente le llegó la chance del debut por lesión de Mendoza. Fue el 1° de diciembre de 1983, ante Racing de Córdoba en el estadio mundialista de esa provincia y Argentinos ganó 1 a 0 gracias a un tanto conseguido por Silvano Espíndola.
Quedaban cinco fechas para el final de la temporada y Ferrero siguió atajando, siendo su suplente el juvenil Aníbal Biggeri. Lo hizo en el empate en tres goles ante Newell's en Rosario, en el triunfo 1 a 0 sobre River en cancha de Ferro y en la derrota sufrida en La Plata contra Estudiantes por 2 a 0. Volvió Mendoza para los últimos dos juegos y Ferrero finalizó el año como suplente.
Para 1984 Argentinos contrató a Enrique Vidallé. El ex-Huracán se adueñó inmediatamente del puesto y atajó absolutamente todos los partidos del año. Argentinos se consagró campeón a fines de diciembre del torneo de Primera División. Durante este año Ferrero sólo fue suplente una vez, en el empate 2-2 entre Argentinos y Platense en Vicente López, en junio de ese año.
Los primeros meses de 1985 las cosas no cambiaron. Vidallé seguía firme en el arco y Mendoza eterno suplente. Pero promediando la Copa Libertadores Vidallé se lesionó en el Maracaná y Mendoza fue titular. Entonces Ferrero volvió al banco por cinco partidos y en el medio se dio el gusto de atajar en el gran triunfo por 2 a 1 sobre Independiente en Avellaneda, gracias a un doblete del panameño Armando Dely Valdés. Su suplente fue el juvenil Pablo Peralta. Volvió Vidallé y ya no fue tan exigido como antes. Entonces Mendoza atajaba en los partidos del torneo local y Ferrero era el suplente. Pero solamente jugó el partido anteriormente mencionado en ese año.
Terminó el año y empezó 1986 como suplente de Vidallé. Parecía que su consideración era mayor. Sin embargo, cuando Mendoza volvió, se quedó con su lugar como relevo. A mitad de año la consideración ya fue mayor. Vidallé pensaba seriamente en el retiro y Mendoza tenía más partidos como titular. Ferrero era siempre la alternativa en el banco, sobre todo cuando en el segundo semestre se jugaron las semifinales de la Copa Libertadores. Terminó el año, se retiró Vidallé y Ferrero pasó a ser el suplente de Mendoza.
Así fue durante todo el primer semestre de 1987. Salvo un único partido donde el paraguayo se lesionó y Ferrero ingresó como reemplazo. Fue en el triunfo 2-1 sobre Platense como visitante, último triunfo de un equipo que tuvo una muy mala temporada.
En los primeros meses de 1987 Argentinos arregló la llegada de Carlos Goyén y renovó el vínculo con César Mendoza. Ferrero, sabiendo que sus chances iban a ser casi nulas, decidió buscar nuevos rumbos. Totalizó 6 partidos, recibió 7 goles y además fue suplente en otros 54 partidos.
Bajó dos categorías y jugó en El Porvenir por la Primera "B" Metropolitana. Tras tres buenas temporadas, en 1990 firmó para Atlético Rafaela, donde jugó 30 partidos durante dos años el Nacional "B". Siguió en la misma categoría para la temporada 92/93 y estuvo en Deportivo Laferrere, pero solamente fue suplente. Entonces buscó otros horizontes y atajó en Defensa y Justicia. Poco después le puso fin a su carrera jugando el Torneo del Interior para Deportivo Patagones de Carmen de Patagones, aquella ciudad a la que en los años ochenta se intentó trasladar la Capital Federal.
Ferrero estuvo en los mejores momentos de Argentinos. Lamentablemente, la mayoría de las veces los vio del otro lado de la línea de cal o desde la platea.

1 comentario:

  1. Gracias por mantener en nuestra memoria a todos los jugadores que vistieron nuestra camiseta.

    ResponderEliminar