1 abr. 2014

Promesas: José SOTELO

Volante que llegó a Primera en la época en que Argentinos jugaba varios torneos a la vez pero que no pudo asentarse en la máxima categoría

José Carlos Sotelo en la previa de Argentinos enfrentando a Boca en cancha de Ferro


Por Javier ROIMISER
Foto: Archivo Personal de José Carlos SOTELO

En épocas en que Argentinos venía de obtener varios logros futbolísticos varios chicos asomaron en la Primera División. Es así que durante el primer semestre de 1986 debutaron Sergio Pérez, Hugo Maradona y Fernando Cáceres. Pero cuando se llegó al momento en que se debía defender el título obtenido en la Copa Libertadores de 1985, otros pibes tuvieron que ponerse la camiseta de la Primera para jugar el torneo local.
Es el caso de José Carlos SOTELO. Volante sobre el sector derecho que si bien ya había tenido lugar en el banco de suplentes en la última fecha de la temporada 85/86 -ante Instituto, en Córdoba- su momento de gloria llegó promediando la primera rueda del Torneo de Primera División 86/87. Argentinos no había arrancado nada bien la temporada y rápidamente se despidió de la lucha por el campeonato, algo a lo que nos tenía acostumbrados desde 1983. Es por eso que el cuerpo técnico comandado por Roberto Marcos Saporiti decidió darle prioridad a la Copa Libertadores de América, que en su fase semifinal arrancó a principios de septiembre de 1986. El DT decidió jugar con Newell's como local con mayoría de suplentes y juveniles -solamente estuvo Vidallé- para guardar a los habitualmente titulares para enfrentar a River por la Copa. Argentinos formó con Enrique Vidallé; Néstor Lorenzo, Jorge Pellegrini, Osvaldo Rodríguez y Carlos Mayor; José Sotelo, Miguel Lemme y Julián Infantino, Armando Dely Valdés, Armando Martínez (reemplazado en el entretiempo por Fernando Cáceres, que también debutó ese día) y Néstor Cataldo (ingresó promediando el complemento Domingo Irala Sarabia). Newell's fue superior a Argentinos y acentuó su dominió tras la expulsión de Pellegrini cerca del final de la etapa inicial. En el complemento el equipo rosarino tuvo todo para ganar. Vidallé le atajó un penal a Jorge Theiler pero Ariel Cozzoni y el mismo Theiler con otro penal dieron cifras definitivas para el triunfo visitante por 2 a 0.
Argentinos empató sin goles con River por la Copa y en La Plata ante Estudiantes volvió a confiar en los pibes. Ya no atajó Vidallé y lo hizo Mendoza. Jugó Valenzuela por el suspendido Pellegrini e Irala Sarabia ocupó el lugar de Dely Valdés. Sotelo volvió a jugar todo el partido en el que Argentinos empezó perdiendo por un gol de Rubén Darío Insúa, pero lo empató rápidamente a través de un penal convertido por Julián Infantino.
Argentinos cayó en su visita a Guayaquil contra el Barcelona -gol sobre la hora de Vasconcelos- y en el torneo local siguió con suplentes ante Racing de Córdoba, aunque Sotelo no tuvo lugar aquí. Fue empate 1 a 1. Entonces Saporiti, sabiendo que los titulares tenían varios días hasta volver a jugar por la Copa, decidió ponerlos para visitar al Deportivo Italiano. Fue 4 a 0 en cancha de Atlanta, con una clase magistral de fútbol comandada por Claudio Borghi.
River ganó sus dos compromisos contra Barcelona de Ecuador y con solo empatar ante Argentinos se clasificaba. Pero el equipo de La Paternal dio cátedra en el Monumental y le ganó 2 a 0. Entonces los pibes volvieron a hacerse presentes. En cancha de Ferro le dieron un susto bárbaro a Boca, pero el oficio de los Xeneizes prevaleció y éstos vencieron por 2 a 1. Sotelo volvió a jugar todo el partido. Dos días más tarde Argentinos le ganó a los ecuatorianos y forzó un desempate contra River. La cancha de Vélez se vistió de fiesta y, tras 120 minutos de fútbol intenso, no se sacaron ventajas y los Millonarios pasaron a la final por mejor diferencia de gol.
Tres días más tarde, el 6 de octubre, Argentinos visitaba a Vélez. Visiblemente decaído por la eliminación de la Copa, enfrentó a los de Liniers con mayoría de suplentes, incluído Sotelo en su cuarto partido como titular. Solamente Olguín fue de la partida, junto a Pellegrini y Armando Martínez, quienes habían ingresado somo relevos en el partido contra River. Fue derrota 0-1 por gol de Adrián Bianchi.
El 12 de octubre fue la última vez que Sotelo fue convocado. Estuvo como suplente y no ingresó en el empate 2 a 2 con Platense en cancha de Ferro.
Buscando continuidad, en la siguiente temporada se fue a Tigre a jugar el Nacional "B". Tan solo cuatro partidos en el año y un nuevo cambio de aire. Firmó para Tembetary de Paraguay, que recién había ascendido a Primera División y estuvo allí hasta fines de 1989. En 1990 volvió al país y jugó para Argentino de Firmat. Allí dijo basta. Se dedicó al rubro textil.
Otra historia de uno de los pibes que se destacó en aquel Proyección '86 y que tuvo su momento de gloria en Primera, pero que no tuvo la suerte que quizás tienen otros para poder mantenerse. Fe le tenían. El DT Saporiti le había confiado la camiseta N° 19 en la lista de buena fe de la Copa Libertadores. Lamentablemente no tuvo chances de jugar ese torneo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario