27 jul. 2014

Promesas: Agustín DÍAZ

Volante surgido de las divisiones inferiores en un año difícil para Argentinos

Agustín Díaz en la previa de Argentinos enfrentando a Banfield en cancha de Atlanta


Por Javier ROIMISER

Después del rotundo fracaso del "Proyecto Mendoza", Argentinos debió recurrir mucho más de lo que lo habitualmente hacía a sus divisiones inferiores para armar el primer equipo. Dentro de la gran cantidad de juveniles que debutaron previo al descenso de 1996 se encuentra Agustín Bernardo DÍAZ, volante de la categoría 74 al que puso en Primera Francisco "Pancho" Sá, Director Técnico que quedó al mando del plantel profesional tras la salida poco prolija de Luis Garisto a inicios de 1995. El entrenador uruguayo, de un día para el otro, aceptó un ofrecimiento laboral en México y abandonó la pre-temporada de Argentinos. Sá quedó al mando e inició el Clausura '95 con dispar suerte. Cayó en el debut con Independiente, venció a San Lorenzo -que luego ganaría el torneo y saldría campeón tras 21 años de sequía- y perdió consecutivamente con Belgrano en Córdoba y con River de local. Para la 5ª fecha la confianza en el DT había mermado bastante. Para jugar con Gimnasia en Jujuy recurrió para hacer su debut a los juveniles Leonardo Fernández en el arco por el lesionado Cousillas, Agustín Díaz en la mitad de la cancha y Mariano Vignolo como posible recambio entre los suplentes. Díaz tuvo un aceptable desempeño y el juego terminó empatado. En la jornada siguiente tanto Fernández como Díaz volvieron a ser de la partida. Argentinos fue superado ampliamente por Banfield en cancha de Atlanta y goleado por 4 a 1. Fue el fin del ciclo de Francisco Sá como DT de Argentinos.
Contra Newell's asumió interinamente Luis Soler y Argentinos fue goleado nuevamente, esta vez por 4 a 0. Una jornada más tarde debutó el "Pato" José Omar Pastoriza como Técnico. Un partido que se estaba dominando con tranquilidad -se le ganaba 2 a 0 a Deportivo Mandiyú- terminó en un triste empate en dos tantos en los últimos minutos del juego. Díaz ya no era tenido en cuenta en el primer equipo y así fue durante todo el ciclo del nuevo entrenador.
En el Apertura '95 hubo una situación parecida a la vivida con Garisto. Pastoriza aceptó una oferta para hacerse cargo del Seleccionado de Venezuela y abandonó su cargo. Asumió entonces Roberto Marcos Saporiti, quien no pudo cambiarle la cara al difícil momento que vivía el club en ese año. Díaz tuvo más consideración que anteriormente. Fue en un par de oportunidades al banco de suplentes y titular en la derrota 0-2 con Vélez en Liniers, siendo reemplazado por Diego Comelles en los primeros minutos del complemento. Tras jugar tres partidos y sin chances durante el Clausura '96, dejó el club al finalizar la temporada.
Firmó para Gimnasia y Esgrima de Jujuy, donde estuvo durante dos años. En 1998 bajó dos divisionales y se sumó al plantel de Central Córdoba de Santiago del Estero. Jugó allí hasta mediados de 1999.

No hay comentarios:

Publicar un comentario