3 ago. 2014

La cancha que no fue

En 1930 Argentinos presentó el proyecto para volver a Villa Ortúzar pero por problemas económicos el mismo nunca fue concretado

Así fue presentado el proyecto de construcción del nuevo Estadio en la Memoria & Balance de 1929


Por Javier ROIMISER

Que Argentinos Juniors ha tenido muchos sueños no concretados no es noticia nueva. Pero que haya estado tan cerca de volver a uno de los primeros barrios en los que se asentó y alejarse un poco de La Paternal es un hallazgo que merece ser contado.
El 1° de junio de 1924 Argentinos jugó oficialmente por última vez en el estadio emplazado en Estomba 902. Allí, entre otros logros, consiguió el ascenso a Primera División a fines de 1921. Tras algo más de un año, a fines de julio de 1925 inauguró su nuevo field en Avenida San Martín 2115, cambiando así de barrio y llegando a La Paternal. En agosto lo estrenó oficialmente ante Argentino de Quilmes.
Sin embargo, al parecer a los dirigentes que comandaban los destinos del club les tiraba y mucho la vuelta a Villa Ortúzar. Recordemos que los terrenos en donde se encontraba el estadio de Avenida San Martín pertenecían al Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, luego conocida como la Línea San Martín, y que cada vez hacía más cuesta arriba su arrendamiento para cuestiones deportivas y futbolísticas. La Memoria y Balance de 1929 -publicada a inicios del año siguiente-  hace mención a las dificultades para mantener el predio en condiciones y presenta a cuádruple página desplegable el proyecto del nuevo estadio a construirse.
El mismo iba a estar emplazado a muy pocas cuadras del que Argentinos supo utilizar entre 1912 y 1924, el cual se puede ver en el mapa, en rojo, rodeado por las calles Estomba, Fraga, Tronador y Roseti. Cruzando la Avenida Triunvirato, el lugar elegido era entre las calles Estomba, Montenegro, Tronador y Girardot, lindante con la actual plaza Malaver, como se ve en el mapa, en azul.
La Memoria de 1930 explica que si bien se inició la obra levantando una de las tribunas compradas, la falta de dinero en el club sumado a la imposibilidad de la Asociación Amateurs Argentina de brindar un préstamo acordado de diez mil pesos hizo imposible la continuidad de la misma.
Para 1931 la Memoria del club cambiaba el discurso. Consideraba conveniente seguir en el predio de Avenida San Martín y se buscaba subalquilar el nuevo terreno, aún sin finalizar y en pleno desarrollo para poder hacerlo.
En los dos años siguientes las Memorias correspondientes ya no mencionaban los bríos de la Comisión Directiva por finalizar un estadio para jugar en Primera División. En la sección Balance, durante 1932 y 1933 aparecían los ingresos por alquilar el estadio para disputas de partidos pertenecientes a ligas menores.
En el amanecer de 1934 y con la fusión obligatoria al Club Atlético Atlanta, Argentinos debió deshacerse de varios de sus activos y el terreno ya no perteneció más al club. Quedó sin utilizar el campo de Avenida San Martín pero, tras la intervención a los Bohemios, Argentinos logró retomar el arrendamiento que entre idas y vueltas duró hasta mayo de 1936.
A Argentinos le costó mucho volver a ser quien fue después de la fusión. Casi que le costó la desaparición. Entre el descenso de 1937 y la magra actuación de 1938 la vida del club entró en un coma desesperante. La llegada de Gastón García Miramón le dio vida a un club que iba hacia un triste final. El sentido de pertenencia a La Paternal será motivo de otra nota. En esta dejamos constancia de la realidad de fines de los años '20, donde quisimos volver a ser de Villa Ortúzar y por problemas propios y ajenos no pudimos.

3 comentarios:

  1. Excelente aporte. La historia siempre tiene algún recoveco interesante para investigar.

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo digo. No conocia la historia. Una vez mas: gracias Javier. La historia en general está marcada por momentos determinantes que pueden desencadenar los hechos a destinos muy diversos, y hasta contrarios. El nuestro, por lo visto, tenia que ser en Paternal..

    ResponderEliminar
  3. No soy del bicho, pero siempre me interesó esta parte de la historia del fútbol argentino. Las antiguas canchas...

    ResponderEliminar