8 abr. 2015

Homenaje: Leonardo FERNÁNDEZ

Delantero que llegó con edad de Cuarta División a Argentinos y que jugó varios partidos a fines de los '80 y principios de los '90, fallecido en el día de hoy

El Colorado Leo Fernández en la previa de un partido ante Independiente, en 1993


Por Javier ROIMISER
Agradecimiento a MANIFIESTO DE FÚTBOL (http://manifiestodefutbol.com)

La noticia de su temprana partida nos sorprendió. Pero después del shock que nos causó comenzamos a trabajar en el homenaje que se merece. Nos duele que el Colorado, tal como lo conocíamos en Argentinos, se haya ido a tan temprana edad.
Leonardo Andrés FERNÁNDEZ había nacido en Empalme Villa Constitución, Santa Fe, el 3 de enero de 1970. Debutó en Argentinos Juniors en el amanecer de la temporada 89/90 ante Racing de Córdoba en Nueva Italia, que por aquel tiempo jugaba su último año en Primera División. El Bicho formó con Carlos Goyén; Luis Malvárez, Fernando Cáceres, Héctor Cejas y Carlos Mayor; Diego Cagna, Fernando Batista, Silvio Rudman y Leonardo Rodríguez; Antonio Vidal González (reemplazado promediando el complemento por Gabriel Gervino) y Leonardo Fernández. El equipo era dirigido por Nito Veiga y el resultado fue un discreto empate 0 a 0.
El Colorado comenzó siendo tenido en cuenta durante varias fechas, pero con el correr de los partidos mermó su rendimiento y bajó a jugar en Reserva. Alternó buenas y malas, pero aún recordamos el gol que le marcó a San Lorenzo promediando el campeonato -arrancó de mitad de cancha arrastrando a Zandoná, su marcador, y definió ante Docabo cuando le salía a achicar- y decoró un 5 a 3 histórico.
Gracias a sus buenas actuaciones, River Plate fijó sus ojos en él y lo llevó a préstamo en 1990, mientras que el Checho Batista volvía a Argentinos en la misma condición desde el Millonario. El comienzo no podía ser mejor. Dos goles a Talleres en Córdoba y otro a Racing le servían a River para obtener importantes puntos en el inicio del Apertura 90. Finalizado el torneo volvió a Argentinos y ya no tendría tanta participación, aunque volvería a ser tenido en cuenta para un momento particular del club. Tras un 1991 y 1992 con pocos partidos, en 1993 la llegada de Chiche Sosa a un equipo al borde del abismo le dio una nueva chance. Fue el delantero titular del Clausura 93 y aunque solamente convirtió un gol en 18 partidos, hizo el trabajo sucio para que sus compañeros tuviesen más libertad para llegar al arco rival. Argentinos convirtió pocos goles (13) pero le alcanzó para salvar la categoría en un recordado 2-0 sobre River en el Monumental.
En la temporada siguiente (93/94), Fernández comenzó como titular pero tras la primera jornada Argentinos gerenció su fútbol y el equipo pasó a jugar de local en Mendoza. Ya no tendría más lugar en el once titular ante la llegada de, entre otros, Gabriel Cedrés, Marcelo Blanco, Jaime Pizarro o Norberto Ortega Sánchez que, si bien no eran centrodelanteros, abastecían a Nicolás Lauría Calvo que se ganó el lugar. Ni siquiera entre los relevos. Así, el Colorado vio esfumarse sus últimas chances y al finalizar la temporada quedó en libertad de acción. Totalizó en Argentinos Juniors 44 partidos y anotó 3 goles.
Pasó a Nueva Chicago en el Nacional "B" donde jugó muy poco y tras medio año, en 1995, partió a Ecuador. El primer semestre lo disputó en Emelec y el segundo en Deportivo Cuenca, en la Serie B. Para 1996 habría una participación en Cerro de Uruguay y otro por el Panionios de Grecia. La vuelta al País para jugar en Cipolletti de Río Negro. A mediados de 1997 encontró en La Pampa su lugar en el mundo. Jugó primero en Belgrano de Santa Rosa -salió campeón regional en 1998- y en 1999 repartió sus goles entre All Boys de Santa Rosa y Pampero de Guatraché. En el 2000, otra vez en Belgrano de la capital pampeana y finalizó su carrera en 2002, tras dos años en el Deportivo Mac Allister.
La semana pasada lo habían confirmado como Director Técnico de All Boys, el club que lo tuvo como jugador en 1999. No ocultaba su alegría. Durante la primera práctica, el lunes, se sintió mal y se descompensó. Tras las tareas médicas de reanimación fue llevado a un centro asistencial, se le realizó una cirugía de arterias coronarias y se aguardaba su recuperación. Hoy miércoles 8 de abril su corazón no resistió y dijo basta.
Desde estas páginas lo recordamos en lo que mejor sabía hacer: jugar a la pelota. Nuestras condolencias a sus familiares y amigos. Ya lo veremos por el cielo de La Paternal siguiendo a Argentinos. Y quizás jugando allá arriba junto a Christian Trapasso, otro de su generación que nos dejó tempranamente. Que en paz descanses, Colo...

5 comentarios:

  1. Que linda trayectoria tuviste leo. Un fenómeno....q.e.p.d

    ResponderEliminar
  2. Gran persona. QEPD Leo, un placer haberte conocido. Mi sentido pésame a la familia.

    ResponderEliminar
  3. Sin palabras... No importa si jugo en el bicho,en river,etc... Si importa que se fue un gran tipo.

    ResponderEliminar
  4. Un gran tipo que empezó su carrera como director técnico en un pequeño club de pueblo llamado Lonquimay Club, donde hizo 3 campañas espectaculares, donde se hizo querer por jugadores, hinchas y dirigentes, demostrando su calidad de gran tipo. Lo vamos a extrañar mucho!!!

    ResponderEliminar
  5. que triste noticia, un laburante de la pelota. qepd

    ResponderEliminar